Arte y ciencia

Hemos madurado…a pesar el la crisis  .

Podemos elegir lo mejor y eso es lo bueno. Lo mejor para nosotros, para sentirnos guapos, seguros y admirados… que no es lo mismo que para el vecino… verdad?

Si todos vamos al cine con los mismos pantalones color naranja que tan bien le sientan a María, sería poco menos que una locura. Pues en la estética de los dientes y la cara es lo mismo. Les confieso que me costó muchísimas veces hacerle entender a mis pacientes que esos dientes tan blancos, tan perfectos que solicitaban darían una sonrisa equivalente a las prótesis de plástico de mala calidad que portan algunas personas y que cuando abren la boca, no caben dudas que son postizas.

Por eso he estudiado e incorporado a mi formación científica el arte o sea las medidas de proporción facial y guía de lineas que me permiten lograr un equilibrio y armonía en cada rostro y he obligado a mi laboratorio a combinar las habilidades técnicas con mis conocimientos artísticos. Logrando asi en cada tratamiento estético simetría, armonía, proporciones que embellecen las caras, la sonrisa, la expresión pero que es diferente en cada persona. Cada vez que inicio un tratamiento estético (fundas, carillas de pocelana, puentes, fundas sobre implantes) hago un análisis facial muy caprichoso incluyendo además de las medidas mencionadas la personalidad, la línea de la sonrisa, los labios, proporción de la nariz, etc. Los resultados son increíbles. Nos podemos animar al cambio con seguridad, con alegría y con confianza….. qué mejor!!!